SIETE REGLAS DE ORO PARA PERSUADIR Y CONVENCER

La comunicación inteligente es la base para la buena persuasión porque de ella depende impactar y lograr los resultados que se esperan. Otros elementos importantes que pueden ayudar en este proceso, son presentados por la Psicóloga Irene Dun, los cuales resumo a continuación:

1. Maneje argumentos precisos, claros y totalmente lógicos.
Esto implica que usted debe prepararse antes de acudir a la cita. Improvisar podría salirle nada beneficioso. Prepararse significa estudiar muy bien el asunto o problema que se va a discutir, encontrarle la solución más conveniente y articular los argumentos que a su juicio demostrarán que esa, y no otra es la solución adecuada. Tenga siempre cuidado de prepararlos con mucho esmero y cuidado.

2. Formule sus argumentos con calor y entusiasmo.
Procure que su voz refleje notoriamente esa actitud; su cuerpo, su voz, sus ojos, su rostro, sus movimientos deben subrayar el entusiasmo que usted tiene por la idea. Cuide de no exagerar en este campo, ya que “demasiado” entusiasmo puede ser contraproducente y despertar sospechas.

3. Esté convencido.
No podrá convencer honestamente a nadie si a su vez no está honestamente convencido de la verdad de lo que dice.

4. No tenga prisa.
Razone y haga razonar a su interlocutor con calma y mucha paciencia. No trate de convencer en primera instancia. Es preferible posponer la reunión que obtener una negativa por apresurarse.

5. Destaque los puntos de acuerdo.
Es posible que la otra persona esté de acuerdo parcialmente con lo que usted dice. Subraye cada vez que puede esa coincidencia. Es un buen punto de partida. Siempre será mejor llegar a un acuerdo más general que no llegar a ninguno.

6. Simplifique sus propuestas.
Trate de que su idea se vea sencilla y simple. Las personas huyen de las complicaciones y de las dificultades. Que nadie piense que lo que usted propone costará un esfuerzo enorme.

7. No use demasiados argumentos.
No sepulte a los demás con un aluvión de argumentos. Eso les impedirá pensar. Elija pocos argumentos, pero muy sólidos. Demasiados argumentos abren muchos frentes de discusión.

*Apartes de Libro. Todos los derechos reservados a nombre Nelson Cubides Salazar.

SUBIR