Lo bueno y lo malo de los celulares en las aulas

Mucho hemos escuchado sobre el debate de las consecuencias del uso de celulares en las aulas, pero frente al debate de regulación o prohibición de estos dispositivos en las aulas vale la pena hacer un recuento por lo bueno y lo mano:

Lo bueno:

● Posibilitan estrategias didácticas para facilitar la construcción de conocimientos.
● Ofrecen portabilidad y conectividad en cualquier momento y lugar sin importar las condiciones o ubicación de las aulas.
● Permiten el acceso flexible y oportuno a los recursos de aprendizaje.
● Estudios afirman que en 44% los niños consultan sitios para verificar la validez y 40% hace esa consulta para profundizar la información.
● Facilitan la inmediatez de la comunicación.
● Promueven la participación y compromiso de los alumnos.
● Generan nuevas experiencias de aprendizaje activas y aumento de la alfabetización informática.
● Mejora de las competencias de comunicación y creación de comunidades.
● Potencian la creación de la identidad.
● Permiten el aprendizaje colaborativo.
● Como recurso de apoyo pueden fortalecer el aprendizaje de forma interactiva e innovadora.
● Estudios muestran que la mayoría de los niños (61,22%) que utilizan dispositivos móviles considera el colegio como primera fuente de saber, mientras que el 32,65% considera que es el internet, la fusión de estos dos elementos por medio de dispositivos móviles puede arrojar resultados muy positivos en el proceso de aprendizaje.

Lo malo:

● El uso continuado del teléfono móvil puede crear daños graves en el cerebro.
● OMS ha catalogado las emisiones de radiofrecuencia de los teléfonos inteligentes como 'posibles carcinógenos'.
● El uso prolongado de teléfonos inteligentes pueda causar la "carcinogénesis de las neuronas más susceptibles".
● El 52,1% de los niños entre 8 y 10 años de edad dejar de hacer otras actividades por usar dispositivos móviles: Tareas del hogar en un 46,94% estudiar en un 38,78% y deportes en un 26,53%
● Con todas sus variantes e implementos como cámara y acceso directo a redes sociales, limita las actividades recreativas de los jóvenes, estudios demuestran que; el 46,94% de estudiantes de 8 años dedica entre 1 y 2 horas / día, mientras el 26,53% dedica entre 3 y 5 horas / día. En los extremos se tiene que el 16,33% dedica más de 5 horas al día, mientras el 10,20% dedica menos de una hora al día. De acuerdo con esto, la mayoría de alumnos dedicaría 10 horas / entre semana aproximadamente, tiempo que podría utilizarse para ejercitarse o desarrollar sus talentos.
● El uso desmedido del teléfono celular aísla a las personas y fomenta el individualismo.
● Estudios demuestran que los niños utilizan celulares principalmente para el ocio, especialmente en redes sociales; prevalecen actividades como: bajar música en un 83,67%, jugar 42,86%, ver películas 40,82%, comunicarse por Messenger o Facebook 95,92%
● Todos los servicios que ahora están en los modernos aparatos telefónicos celulares permiten el uso indiscriminado de las redes sociales, sin vigilancia por parte de los padres.

Ante los cambios desatados por la revolución digital una lucha en contra de los celulares en las aulas será en vano, como profesores tenemos la obligación de entregar a nuestros alumnos las herramientas necesarias para competir en la era digital; para lograrlo necesitamos capacitaciones y un mayor entendimiento del uso de dispositivos móviles y tecnologías en las aulas. Sacar el mayor provecho de los dispositivos revolucionará la educación del país y está en nuestras manos conseguir los mejores resultados por la educación de nuestros niños.

SUBIR